Campanas nostálgicas

Composición - 2013

Uno quiera o no, viene de otros unos. Unos unos a los que no tiene por qué conocer o por qué amar o por qué sentir suyos, pero a los que está unido inevitablemente y de por vida. Podemos, quizás, ignorar este hecho en nuestro día a día, pensarlo como ajeno a nosotros, porque de alguna manera lo es, pero nunca podremos zafarnos definitivamente de los hilos que nos unen a aquellos unos primeros. ¿Hasta qué punto soy como soy por ser ellos como son? El barro se moldea, o lo moldean, pero nunca deja de ser barro. Siempre la cantidad de agua y arena con la que está formado es la misma, resulte como producto una vasija robusta y alta o una frágil y arañada.”

Pero aunque a veces por ello se venga el miedo a repetir errores, a cometerlos, a vivir lo ya vivido, a reconocerse en otros, en definitiva, a que se cumpla el eterno retorno, sigamos adelante, tirando de nuestros hilos y convirtiéndolos en tapices que merezcan la pena, como pocas personas saben hacer.